Fascitis plantar

La fascia plantar es un tejido fibroso denso que conecta el hueso del talón con la base de los dedos y ayuda a sujetar el arco del pie. El exceso de tensión provoca su inflamación. La fascitis plantar puede aparecer gradual o repentinamente. Normalmente se dice que las causas más comunes son el sobrepeso, embarazo (por el sobrepeso), personas con pies planos o cavos, diabetes, artritis, gente que camina mucho, gente que permanece muchas horas de pie, incluso la actividad física puede tensar la fascia…. 

Sin embargo nos encontramos con muchas personas que padecen fascitis plantar y que no cumplen ninguno de los parámetros anteriores, y también personas que cumpliendo alguno de los parámetros anteriores no sufren fascitis plantar nunca.

La fascitis plantar es una inflamación de la fascia provocada por el exceso de tensión, y este exceso de tensión lo provoca la pisada, la manera en que tu cuerpo se apoya en tus pies y también el uso de algunos zapatos que no permiten que los músculos del pie trabajen de manera correcta

La fascitis plantar ocurre en el punto donde los tendones de los músculos que flexionan los dedos del pie envuelven por debajo del talón. Cuando el pie no tiene todo su rango de movimiento, o todo el peso del cuerpo se apoya repetidamente en esta zona, estos tendones terminan acortándose y se contraen, en vez de estirarse desde el talón hacia los dedos, la tensión de estos tendones presiona los dedos hacia el talón, entonces la fascia comienza a pegarse a los tendones en el punto que está justo delante del talón. Esto provoca inflamación y dolor.

Normalmente escuchamos que cuesta mucho tiempo sanar la fascitis plantar, esto simplemente ocurre porque no se busca el origen del problema. Yo evaluaré tu pisada fijándome no sólo en el pie, sino en todo tu cuerpo. Y este será nuestro punto de partida. Probablemente será necesario trabajar no sólo en tus pies, todo tu cuerpo se apoya en tus pies, por tanto todo tu cuerpo está implicado en tu pisada. Te enseñaré como transferir el peso para liberar la zona de la fascia plantar, te enseñaré cómo estar de pie o caminar sin afectar la zona, de esta manera conseguiremos que la inflamación y la irritación desciendan. A partir de ahí te ayudaré a cambiar tu patrón de la marcha y recuperar todo el rango de movimiento de tus pies tomando consciencia de tu pisada y del peso que tus pies soportan.

Puedes solicitar una valoración gratuita y podemos trabajar vía on line desde cualquier lugar del mundo o presencial.