Piernas

Piernas

Siempre en primer lugar analizaremos tu pisada. Creando una pisada consciente previenes y alivias muchos problemas en tobillos, rodillas y caderas. Cuando el apoyo del pie es el correcto, permites que la musculatura de toda la pierna pueda estar relajada en posición estática y no crear rigidez ni tensión muscular mientras caminas o practicas deporte. Trabajando músculo a músculo en las cuatro líneas de la pierna, estimulando el hueso y liberando la tensión muscular, creando espacio en las articulaciones del tobillo, rodilla y cadera.

Alineando el pie con la tibia y el peroné. La tibia y el peroné con el fémur. Y por último el Fémur con la pelvis. Estimulando correctamente el hueso para poder trabajar el músculo, ayudándole a recuperar toda su longitud, desde su origen hasta su inserción y alineando la pierna, conseguirás unas piernas libres de contracturas y rigidez, que conservarán o recuperarán todo su rango de movimiento.